Nueva tarificación de la luz por horas.

Con año y medio de retraso con respecto a lo inicialmente previsto, “en medio de la confusión”, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), y tras el periodo de gracia de tres meses otorgado por el Ministerio de Industria a las eléctricas para su implantación, este jueves entra el nuevo mecanismo de facturación horaria de la luz por el que unos 10,2 millones de consumidores domésticos y pymes empezarán a pagar la parte del recibo vinculada al consumo por el precio que marque el mercado cada hora.

¿Entra en vigor para todos los usuarios?

No. La medida sólo se aplica de momento a los consumidores acogidos a la tarifa regulada, el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), con hasta 10 kilovatios (kW) de potencia contratada y que tengan instalado un contador inteligente que, además, esté integrado en el sistema a través de la denominada telegestión. El plazo para desplegar toda la red de nuevos contadores expira a finales de 2018. Entre los usuarios a los que no se les va a aplicar por ahora está el propio ministro de Industria, José Manuel Soria, que el pasado fin de semana reconocía en una entrevista en El Mundo que “todavía no” le han instalado el nuevo contador.

¿Hay que pedir que te instalen el contador?

La instalación corre por cuenta de las distribuidoras, que son las que deciden el despliegue de los aparatos y habilitan la telegestión. Su alquiler es un 50% más caro que el de los antiguos: 0,98 céntimos –0,81+IVA–, frente a los 0,65 céntimos mensuales (0,54 céntimos+IVA) de los analógicos.

¿Cómo funciona el nuevo sistema?

Los usuarios podrán saber con antelación en qué horas es más cara la luz e, incluso, conocer el precio exacto de la electricidad desde el día anterior a través de la web de REE. No obstante, los datos sólo están disponibles hasta alrededor de las 20.15 horas del día previo.

¿Cuáles son las horas más baratas?

Las de menor consumo: por la noche (sobre todo entre la 1 y las 6 de la mañana), los fines de semana (especialmente los sábados por la tarde y los domingos) y, en días laborables, a media mañana y entre las 14 y las 19 horas. Por contra, las horas más caras en una tarifa normal son las primeras horas de la mañana (de 7 a 9 de la mañana) y de 20h a 23 horas.

¿Vale la pena cambiar de hábitos?

Aunque depende de la casuística, la OCU advierte de que “no tiene mucho sentido” comprobar los precios a diario, porque el término fijo (la potencia, lo que se paga aunque no se encienda la luz) “es prácticamente la mitad de lo que pagas”. Y recomienda bajarse la potencia si es posible, ya que “ es una de las mayores herramientas de ahorro para el consumidor”. Así, según un cálculo realizado para Europa Press por la empresa especializada en asesoramiento Selectra, levantarse a las 4 de la madrugada para poner la lavadora y aprovechar el menor precio de la luz puede ahorrar la friolera de… 1,8 céntimos de euro.

Rubén Sánchez, portavoz de Facua, considera un “insulto al consumidor” sugerir que cambie sus hábitos de consumo, como poner el lavavajillas o la lavadora a las 3 de la mañana, o “poner la calefacción cuando no estás en casa”, en el caso de quien tenga radiador eléctrico. El ahorro, además, “es ínfimo, prácticamente insignificante”.

Sánchez, que dice que el recibo “va a subir” con este nueva sistema, recuerda la época en la que, en telefonía móvil, “tenías que contratar plan mañana o tarde” y “al final te echaban a ti la culpa por no elegir la tarifa adecuada”. “Están intentando convertir al usuario en responsable cuando lo son las eléctricas y el Gobierno”.

¿Y si me cambio al mercado libre?

Una forma de no depender de los vaivenes de precios por hora es abandonar el PVPC y contratar una tarifa en el mercado libre. Las eléctricas ya ofrecen ofertas comerciales personalizadas, dirigidas a los clientes con un contador inteligente telegestionado, en función de su perfil de consumo. Pero las organizaciones de consumidores recomiendan cautela. La OCU advierte de que estas ofertas “a menudo tienen trampa” y Facua es aún más contundente: “El primero de los consejos es que, si vienen comerciales a casa o nos llaman para ofrecernos una tarifa mejor en el mercado libre, no lo aceptemos, porque es mentira. Los precios son más caros”, dice su portavoz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s