La hucha de las pensiones vacía en 2018, según la Autoridad Fiscal

Rajoy es el único presidente que ha sacado dinero del Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Varios ancianos toman el sol en unos bancos de Olmeda de la Cuesta, Cuenca

La Autoridad Fiscal Independiente calcula que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social (hucha de las pensiones) se vaciará dentro de dos años, debido a las dificultades para reducir el déficit estructural, la elevada tasa de paro y la precariedad laboral que provoca bajos salarios y bajas cotizaciones a la Seguridad Social. Rajoy ha sido el primer presidente de la Democracia en ‘meter mano’ a este fondo, creado por Aznar, que dejó 10.000 millones en la cuenta, y que Zapatero multiplicó casi por siete al dejar casi 70.000 millones de euros en la hucha cuando salió del Gobierno. Ni en los peores años de la crisis (2010 y 2011) Zapatero tocó ni un euro de esa hucha, Rajoy ha sacado fondos en al menos siete ocasiones y la ha dejado esquilmada con un saldo de 32.000 millones.

Deuda pública insostenible
El presidente de la Autoridad Fiscal Independiente (Airef), José Luis Escrivá, pronunció una ponencia hace unas semanas en Ourense sobre la sostenibilidad de la deuda pública española que ya está en el 100% del PIB. A su juicio tiene un porcentaje estructural de unos 25.000 millones de euros al margen de como evoluciones el ciclo económico es decir, independientemente de si crece la economía española o no.
Hay que tener en cuenta de que a pesar de la subidas de impuesto del Gobierno e Rajoy (las mayores de la Democracia), el recorte de gasto público (dos recortes: uno de 8.000 millones en el verano e 2012 y otro de 70.000 millones posteriormente), y el descenso de la prima de riesgo gracias a la compra de deuda por parte del BCE, la deuda pública española ha pasado en tan solo cuatro años del 67% del PIB (herencia de Zapatero) al 100% del PIB (herencia de Rajoy).

Hasta el 2033 sin deuda sostenible
Según las estimaciones de la Airef, hasta el año 2033 España no logrará bajar su deuda pública por debajo del 60%, que es el límite que la UE considera sostenible y que España logró en la segunda Legislatura de Zapatero antes de que estallara la crisis. Pero además para alcanzar ese nivel de deuda la economía debería crecer a un 3,3% anual -algo que no se prevé ni para este año ni para el que viene- y tener un superávit primario del 2,5% del PIB, objetivos que a día de hoy parecen imposibles.

¿Y las pensiones?
Rajoy ha sacado dinero de la hucha de las pensiones para pagar las extras de pensionistas y jubilados, la Seguridad Social cerró 2015 con un déficit el 1% y las cotizaciones no cubren el gasto de pensiones. Con las actuales tasas de paro y las bajas cotizaciones será muy difícil conseguir, en primer lugar, que no se vacíe del todo el Fondo de Reserva y, en segundo lugar, equilibrar las cuentas de la Seguridad Social que Zapatero dejó sin déficit, pero cuyo agujero después de cuatro años de gobierno del PP amenaza con convertirse en uno de los problemas más serios de sostenibilidad del esto del bienestar español.