Aguirre también contrató a Púnica para mejorar su reputación personal en internet

La UCO encontró al menos un informe y un correo electrónico que probarían que Esperanza Aguirre se benefició de los servicios de consultoría ‘online’ de empresas investigadas en Púnica

Foto: La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre. (EFE)

El sumario del caso Púnica revela que la expresidenta de la Comunidad de Madrid y actual portavoz del PP en el Ayuntamiento de la capital, Esperanza Aguirre, también contrató a empresas presuntamente vinculadas con la trama de corrupción para tratar de mejorar su imagen y reputación en internet y redes sociales. Así consta en un oficio de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil con fecha del 2 de julio de 2015 incorporado a la causa.

Los agentes encontraron en los ordenadores del experto en reputación ‘online’ Alejandro de Pedro, administrador de las sociedades investigadas en Púnica Eico Online Reputation Management y Madiva Editorial y Publicidad, un informe sobre Aguirre y un correo electrónico que confirmarían que la dirigente del PP habría estado beneficiándose de los trabajos de imagen de la red. En concreto, localizaron un informe sobre la reputación en internet de Aguirre y un mensaje interno de Eico en el que una trabajadora escribió: “Continuamos con el apoyo a Esperanza Aguirre. Es TT ahora mismo porque le han lanzado un ‘tupper’ durante la inauguración del curso escolar en un colegio público”

El incidente al que se refiere el correo se produjo el 10 de septiembre de 2012 y fue recogido por todos los medios de comunicación. La madre de un alumno aprovechó la presencia de la entonces presidenta autonómica en el colegio Virgen de Navalazarza, de San Agustín de Guadalix, para lanzarle la fiambrera, en señal de protesta por los recortes que a su juicio se estaban produciendo en la educación pública. El correo demostraría que Aguirre utilizó los servicios de Eico y Madiva para tratar de rebajar la repercusión negativa que tuvo ese incidente en su proyección pública.

Hasta ahora, como reveló en su día El Confidencial, se sabía que esas dos empresas habían sido contratadas por la Comunidad de Madrid para mejorar la imagen del expresidente Ignacio González y la exconsejera de Educación Lucía Figar, pero no habían trascendido los trabajos para Aguirre. Según la UCO, la relación de Alejandro de Pedro con los políticos del PP se remontaría a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011. El presunto cerebro de la trama, Francisco Granados, habría sido el encargado de introducirlo en el partido.

Sin embargo, los investigadores no han encontrado ningún documento que justifique los trabajos que De Pedro habría realizado para el PP. Por ello, el juez ordenó a Génova que remitiera a la Audiencia Nacional “originales de contratos, facturas, documentos contables, correos electrónicos, descripción de trabajos, periodo temporal en el que se realizan las prestaciones de servicios, destinatarios de estos servicios..” y cualquier otro documento relacionado con los informes que supuestamente elaboró De Pedro para el PP.

En el caso de Aguirre, la clave no está en su relación comercial con Eico y Madiva, sino en los fondos que utilizó para sufragar esos servicios. Según la UCO, los trabajos se habrían abonado con fondos públicos, a pesar de que la consultorías tenían como objetivo mejorar la imagen personal de la expresidenta madrileña. Lo mismo habría ocurrido en los casos de Gónzalez y Figar.