El movimiento vecinal de Madrid se apunta dos victorias

Las asociaciones logran que Cifuentes desmantele el campo de golf de Chamberí y ponga en marcha el Abono Social de Transporte.

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid

El movimiento vecinal madrileño recordará la semana que está a punto de finalizar por sus contundentes victorias, ya que se han satisfecho dos de sus más viejas reivindicaciones: que se desmantele el polémico campo de golf que autorizaron construir Esperanza Aguirre e Ignacio González en el tercer depósito del Canal de Isabel II con el beneplácito de Ana Botella; y poner en marcha el abono social de transporte que pedían para desempleados y personas sin recursos económicos.

La alegría de las entidades vecinales de Chamberí y de colectivos como Ecologistas en Acción está plenamente justificada ya que llevaban más de una década luchando contra un campo de golf que se había construido en los terrenos del Canal de Isabel II  a pesar de haber sido declarado ilegal por el Tribunal Supremo y que ahora, finalmente, después de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que lo declara “nulo de pleno derecho, Cristina Cifuentes ha anunciado que desmantelará.

Desde la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) hacen notar que la alegría que siente el movimiento asociativo no es para menos, ya que “colectivos como la Asociación Vecinal El Organillo y Parque Sí en Chamberí llevan 13 años peleando con objeto de recuperar la parcela como zona verde para uso público del vecindario” reclamando que se destinara a  zonas deportivas y espacios verdes para el barrio.

Estas asociaciones recuerdan que  “desde el 14 de abril de 2003 en que los entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano colocasen la primera piedra de lo que iba a ser un parque de 118.000 metros cuadrados- hasta el 15 de septiembre de 2016 ha mediado una pelea insistente de las asociaciones El Organillo y Parque Sí, para conseguir que se desmonten las instalaciones de golf y el espacio se convierta en zona deportiva y parque”, lo que han reivindicado tanto en la calle como en los tribunales.

Explican que fue Esperanza Aguirre quien a finales de 2003 decide modificar el proyecto e incluir el polémico campo de golf, sin solicitar una nueva licencia lo que se llevó a los tribunales madrileños que dieron la razón a los vecinos. Desde entonces, la Justicia siempre ha fallado a favor de las entidades vecinales provocando que, al final, el Gobierno de Cifuentes se haya decidido desmantelar las instalaciones.

Abono Social de Transporte

El otro ‘tanto’ que se pueden apuntar los colectivos vecinales es el hecho de que la Asamblea de Madrid, con los votos favorables de Podemos, PSOE y Ciudadanos, haya “conseguido doblegar la resistencia del Partido Popular de Cristina Cifuentes para que haya un Abono Social de Transporte en Madrid y que la Proposición No de Ley promovida por la plataforma Madrid en Transporte Público vea finalmente la luz, tal y como destaca Ecologistas en Acción que es miembro de dicha plataforma.

Para la Plataforma Madrid en Transporte Público se trata de “una victoria incuestionable para que las personas desempleadas, con pocos recursos y en riesgo de exclusión social, no vean mermado su acceso al transporte público por motivos económicos”.

Todavía queda un camino que recorrer, explican, puesto que ahora deberá constituirse una mesa técnica conformada por “miembros de los partidos políticos representados en la Asamblea de Madrid para acordar los criterios económicos (costes y financiación) y sociales” para que, en el plazo máximo de dos meses, presenten una propuesta de “un abono social de transporte a precio reducido, dirigido a personas desempleadas o con escasos recursos, y el establecimiento de un abono social de transporte gratuito para las personas pertenecientes a sectores de la población en riesgo de exclusión social y en situación de pobreza extrema”, con el objeto de que en 2017 las personas desempleadas de larga duración cuenten con un abono social, y que a lo largo del año se establezcan los requisitos para el resto de personas con derecho al mismo.

Por eso, advierten desde la plataforma que no van a relajarse ya que que aunque “el escenario que ahora se abre es muy favorable” será “necesario que el amplio apoyo social demostrado en estos tres años se haga aún más visible y permita que el abono social no quede sepultado en oscuras negociaciones, escrituras ambiguas o entramados jurídicos”, ya que no quieren que se vuelva a “ la estafa del supuesto abono social ‘vendido’ por Cristina Cifuentes en la campaña electoral de las últimas elecciones”.

Por ello, anuncian que se mantendrán vigilantes e iniciarán “las movilizaciones y convocatorias necesarias para mantener la presión y canalizar esta demanda popular” ya que consideran que sólo.se conseguirá que, “antes de que termine el año, tengamos un abono social útil y real”.

Ana M. Pastor