Otras cinco mentiras flagrantes de Mariano Rajoy

Rajoy presidirá el sábado en Barcelona la convención nacional del PP

El presidente del plasma está en plena gira por los medios de comunicación. Ha dado más entrevistas en las últimas semanas que en todo 2014, un año donde solo hizo tres. La falta de costumbre ante las preguntas incómodas, especialmente las de Jordi Évole en Salvados, no le han hecho quedar bien. Esta es un breve repaso a algunas de las mentiras de dos de estas últimas entrevistas: la de Évole y la que hizo con Carlos Alsina en Onda Cero.

Mariano Rajoy: “Hay muy pocos trabajadores que cobren el salario mínimo”.

Falso. Más de un tercio de los asalariados españoles, más de cinco millones de personas, sobreviven con menos con un sueldo de menos de 655 euros. Es verdad que aquí se incluye aquellos que no trabajan a jornada completa o a los que compaginan un trabajo con el paro porque son datos anualizados.  Pero incluso si vamos al literal de la frase y miramos a aquellos que cobran el salario mínimo nos siguen saliendo más de un millón de trabajadores con el salario mínimo.

Mariano Rajoy: “El señor Bárcenas fue primero procesado y después se le levantó el procesamiento cuando gobernaba el PSOE. Y luego, cuando gobernaba el PP se le volvió a imputar.  Los tribunales actuaron con absoluta independencia.

Falso. Los tribunales no han actuado con total independencia porque cuesta encontrar un proceso penal donde el PP haya presionado más a los jueces: por eso ha habido siete jueces ya en la Gürtel o en sus alrededores: Garzón, Pedreira, Monterde, Gómez Bermúdez, Carmona, Ruz y De la Mata. Algunos han acabado expulsados de la Justicia, como Garzón. Otros, en un retiro dorado en Londres,como Miguel Carmona. Cuando al PP le va mal un juicio, no cambia de abogado: cambia de juez.

Tampoco es cierto que al señor Bárcenas se le “levantase el procesamiento cuando gobernaba el PSOE”, que es esa frase con la que Mariano Rajoy intentó exculpar durante la entrevista con Évole sus SMS a “Luis, se fuerte”. El juez que levantó la imputación contra Bárcenas, más que del Gobierno del PSOE, dependía de un gobierno del PP: el de la Comunidad de Madrid. Antonio Pedreira era juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Es decir, de un juzgado autonómico en cuyos nombramientos manda mucho la Asamblea de Madrid, donde el PP entonces tenía la mayoría absoluta.

Jordi Évole: “¿Mientras Luis Bárcenas guardó silencio ustedes le protegieron?

Mariano Rajoy: “No.” 

Falso. La protección fue total, y no solo incluyó mantenerle el sueldo, el despacho y hasta la secretaria. El PP pagaba hasta los abogados de Bárcenas, y por partida doble: no solo a aquellos que defendían a su extesorero, sino también a los que estaban personados en la causa como supuesta acusación, en nombre del PP, y que también actuaban como abogados defensores. Fue el propio PP quien solicitó en numerosas ocasiones la desimputación de Luis Bárcenas y al final, por un rato, lo logró.

Antonio Pedreira levantó la imputación a Bárcenas de forma bastante irregular, a pesar las muchas evidencias en su contra y cuando aún no habían llegado los datos de la comisión rogatoria enviada a Suiza para rastrear sus cuentas allí. Lo hizo en el mejor momento: justo antes de las elecciones de 2011, a tiempo para que Trillo pudiese acusar “al PSOE de Rubalcaba” de una “cacería” contra el PP.

Gran parte del mérito de que Bárcenas fuese desimputado fue de Pedro Gómez de la Serna, hoy diputado por el grupo mixto tras conocerse que cobraba comisiones desde el Congreso de los Diputados, donde le colocó el PP. Gómez de la Serna fue recompensado con ese escaño al que tanto rendimiento le sacó  gracias a sus muchas gestiones ante el juez Pedreira para lograr la desimputación de Bárcenas.

“Hacemos lo que podemos”, le dijo Rajoy también a su amigo Luis por SMS. Y tanto que lo hicieron.

Jordi Évole: ¿Quién ha dimitido por pagar con dinero negro la sede del PP de Génova?

Mariano Rajoy:  El señor Bárcenas (…) Era el tesorero.

Falso. Es discutible que el último responsable político de que un partido se financie con dinero negro sea el tesorero. Bárcenas no es un filántropo que pagase de su propio bolsillo la reforma de la sede para hacer un favor al partido, pero es que ni siquiera es cierto que en aquel momento fuese siquiera el tesorero. Los pagos en negro que investiga la Justicia por las obras en el edificio son del año 2006, y en ese momento el tesorero era Álvaro Lapuerta, al que Rajoy prefiere no responsabilizar. A diferencia de Bárcenas, Lapuerta ha sido leal con el partido y no ha hablado de más.

Mariano Rajoy (en Onda Cero). “El juez del señor Soria fue una señora que hoy es magistrada de un partido político. Luego, el señor Soria fue desimputado y el señor Soria es ministro y desempeña su función con absoluta normalidad”.

Falso. La juez que procesó al hoy ministro Soria se llama Margarita Varona y no milita en partido alguno. Sigue trabajando en los juzgados de Las Palmas. Tampoco es cierto que el señor Soria “desempeñe su función con absoluta normalidad”, salvo que el presidente del Gobierno considere que es normal que el ministro de Turismo pague solo 70 euros por noche en la suite presidencial de un hotel de cinco estrellas en Punta Cana, en pleno agosto. Casualmente, un hotel que es propiedad de un empresario canario que es también dueño de otro hotel ilegal donde Soria también suele veranear.

También es falso, como Rajoy repite sin cesar, que Soria “no hiciera nada”. La investigación judicial del famoso caso Salmón, por el que Soria fue imputado, demostró que el entonces presidente del Cabildo de Gran Canaria disfrutó de varios vuelos gratis en un jet privado que pagó un empresario con intereses turístico en la isla. Soria y su familia volaron gratis al festival de la música de Salzburgo, Austria, y pescar salmón a Trondheim, Noruega.

El caso Salmón fue archivado, pero no porque Soria no hiciese nada, sino porque la Fiscalía consideró que el presunto delito de cohecho impropio había prescrito –le aplicaron la doctrina de los Albertos– y porque la jueza que llevaba el caso, en una curiosa interpretación, consideró que el vuelo en jet privado no era un cohecho porque el avión iba a volar de todos modos y costaba lo mismo llevar a más pasajeros. En román paladíno: que donde caben cuatro, caben seis.

La magistrada también aseguró en uno de sus autos que regalar a un político vuelos en jet privado eran “una conducta socialmente admitida”. Pues menos mal que era de Podemos, según Rajoy.

Anuncios