La Mancomunidad del Este reconoce que los acuerdos de la Asamblea de julio no tienen validez jurídica. (Vertedero de Loeches)

Tras la presentación de 23 recursos previos a la vía contencioso-administrativa

Foto cedida por SFH Si Puede

Aunque parecía que la situación del vertedero de Loeches se había ido de vacaciones después de la polémica asamblea en la que los municipios de la Mancomunidad del Este decidieron la ubicación del Ecoparque con la oposición del propio municipio implicado, nada más lejos de la realidad. Y es que durante este mes de agosto la Mancomunidad ha recibido 23 recursos previos a la presentación de procedimientos contencioso-administrativos ante los tribunales, recursos que, todo apunta, serán rechazados con una argumentación que da un giro sorprendente a los acontecimientos.

La Mancomunidad, así, reconoce que los acuerdos adoptados el pasado mes de julio no tienen validez jurídica y se trata de meros posicionamientos políticos sobre la ubicación de Loeches y el modelo adoptado. En concreto, explican, la votación se hizo sin cumplir los requisitos jurídicos previstos (entre otros, preguntar a los Plenos de todos los municipios), por lo que habrá que repetirla en el mes de octubre.

Eso sí, para evitar que Loeches de marcha atrás, la Mancomunidad pretende hacer válido el acuerdo de 2011 que fijaba la localidad loechina como ubicación del Ecoparque, aunque el proyecto haya cambiado bastante desde entonces. De tal forma en octubre se votaría sólo el nuevo proyecto presentado, y que los recursos presentados critican con mucha dureza:

“Con una revisión superficial del documento de síntesis del modelo de gestión y tratamiento de residuos, se puede comprobar que los datos aportados son diferentes a los informados por el Sr. Presidente de la Mancomunidad en la anterior Asamblea del 6 de Junio sobre las modificaciones que se iban a realizar en dicha planta, ya que comentó que iba a haber una reducción de un 60% del vertedero de cola, según indicó en la misma, y que dicho vertedero de cola pasaría de 290.000 m2 a 107.000 m2 y según los datos que se recogen en dicho documento de síntesis (páginas 47 y 48) se recoge que dicha planta está preparada para 4 celdas de vertido con los siguientes volúmenes: Celda 1 104.470 M2 Celda 2 96.702 M2 Celda 3 79.310 M2 Celda 4 52.500 M2 Total 332.982 M2 Por tanto, no es cierto lo afirmado por el Sr. Palacios en la Asamblea del 6 de Junio, ya que se supera en un 15% los 290.000 m2 iniciales del modificado nº 2”, afirma el recurso.

“El proyecto aprobado por la Mancomunidad del Este, en el punto 3 de la Asamblea Extraordinaria del 11 de julio de 2.016 (modelo de gestión y tratamiento de residuos del Complejo Medioambiental de Reciclaje de la Mancomunidad del Este), no establece medidas tendentes a la adecuación del mismo a las políticas de prevención de residuos que se pongan en marcha, es decir, no se ha procedido a realizar una valoración razonable de la previsible evolución de la producción de residuos, por lo que dicho proyecto, ya desde su concepción, nace mal dimensionado y con graves deficiencias como: Una insuficiente recuperación de residuos orgánicos para compostaje; Deja en manos de ONGs y similares el Reciclado de voluminosos, lo cual no puede considerarse como una iniciativa seria; No va encaminada a un mínimo depósito en Vertedero. Estos puntos no se tratan de acuerdo a la Ley en la síntesis del Proyecto presentado por dicha Mancomunidad, sino que en dicho Proyecto se prioriza por el depósito en vertedero como se detalla a continuación de los datos extraídos de dicho documento.

En cuanto al residuo orgánico:

En 2015 se recogieron 212.530 toneladas de los municipios de la Mancomunidad del Este, sin contar con el municipio de Arganda del Rey. De dichos residuos un 45% como mínimo es materia orgánica, es decir 95.638 Toneladas/año. El Documento de síntesis del modelo de gestión y tratamiento de residuos prevé que la planta de bioestabilización/compostaje, tiene una capacidad 130.000 Toneladas/año.

Fase 1. No se contempla compostaje, sólo bioestabilizado, siendo dicho producto tóxico por lo que no debería salir del vertedero. Es decir, las 95.638 toneladas aproximadas que se generen de materia orgánica en dicho bioestabilizado, irán al vertedero de cola.

Fase 2. Para 62.500 Toneladas/año de Bioestabilizado y 46.500 Toneladas/año de Materia orgánica (suponiendo que se haga separación selectiva en origen), irán a vertedero 49.138 Toneladas/año, es decir un 51,3% del orgánico irá a depósito de cola. Por lo tanto en una primera fase irá a vertedero el total de todos los residuos recogidos, es decir las 212.530 Toneladas/ años (el 100%) a excepción de los voluminosos recogidos por las ONG, y similares, y en una segunda fase sólo se reduce del depósito de cola 46.500 Toneladas/año, es decir, solamente se va a reciclar alrededor del 21,8% de los residuos urbanos que actualmente van a vertedero.

Por lo tanto se llegará a un reciclado del orgánico de un 21.8% si, y solo sí hay recogida selectiva en origen, punto que no se trata, ni se desarrolla en ninguna parte del documento de síntesis de dicho proyecto, corriendo el riesgo de que por dejación al final no se pueda reciclar nada de lo previsto.

En cuanto a la desgasificación del Vaso:

En el documento de síntesis del Modelo de gestión y tratamiento de residuos se hace referencia a la desgasificación del vaso: “El sistema de desgasificación del vaso estará compuesto principalmente por una red de captación y transporte, y un área de tratamiento, que incluye una unidad de aspiración- impulsión y una antorcha. (página 52 del documento)-.

El biogás captado será conducido mediante tuberías en tendido aéreo, hasta una antorcha con turbina de aspiración para incineración de gases”.

– Se dice que no va a ver incineración y sin embargo se pone una antorcha para eliminar el gas de vertedero, con el peligro que tiene la incineración de gas de vertedero. Esta técnica emite a la atmósfera sustancias peligrosas como:

· Mercurio (procede de baterías, pilas, fluorescentes, mecanismos eléctricos, termómetros y pinturas: neurotóxico).

· Dioxinas y furanos (producen cáncer y alteran el sistema hormonal).

· Difenil éter polibromados (producen cáncer y son neurotóxicos).

Hay publicaciones en revistas de prestigio Internacional en las cuales relacionan este gas con distintas patologías, entre las que cabe destacar algunas de las siguientes:

· Bajo peso de los niños al nacer, niños nacidos muertos.

· Anomalías congénitas al nacer.

· Cáncer de Vejiga, Hígado, Cerebro,

· Defectos del Tubo Neural, Cardíacos y Vasculares

Si se incinera ese gas en la Planta, pueden aparecer algunas de las patologías descritas también en revistas internacionales a nivel europeo:

· Cáncer infantil · Cáncer de mama. · Linfoma no Hodgkin · Sarcoma

En cuánto a los Lixiviados:

El Modelo de Planta aprobado no refleja que ocurre con los lixiviados que se puedan arrastrar por escorrentía superficial de lluvia. Este posible escape de lixiviados, es un atentado medioambiental que afecta a la fertilidad del suelo y la calidad del agua subterránea, en particular al espacio de Red Natura Zona especial de conservación, Cuenca de los ríos Jarama y Henares.

En cuánto a la Huella de Carbono.

El proyecto para realizar las infraestructuras necesarias debe seguir el principio de autosuficiencia y proximidad (Según Art. 9 de la Ley 22/2011, de residuos y suelos contaminados). El proyecto aprobado no cumple con este principio, ya que no asegura una elevada protección del medio ambiente al no utilizar las tecnologías ni los medios más adecuados. No aprovecha todo el potencial de aplicar el compostaje, mediante la recogida selectiva de la materia orgánica, a todos los biorresiduos generados por los municipios integrantes de la Mancomunidad; No aplica la mejor tecnología disponible (MTD) ni para el reciclado de los biorresiduos, ni para el tratamiento de los gases de vertedero; Y no plantea la deslocalización de las plantas de tratamiento como mejor alternativa a la planta única (La deslocalización del tratamiento, al menos de la FORS, en varias plantas distribuidas estratégicamente por el territorio, conllevaría una reducción de la huella de carbono, debida a los desplazamientos de los vehículos para recoger y transportar a planta los residuos, de al menos el 30 %.

En cuanto a los Voluminosos

El proyecto actual contempla la construcción de una planta de tratamiento de residuos voluminosos (posiblemente también RAEE’s), en la que se prevé la reutilización de todos aquellos residuos de este tipo que sea posible. Dicha reutilización sería mucho mayor si las plantas de tratamiento estuvieran localizadas junto a los puntos de recogida (puntos limpios municipales); Así, se evitarían los desperfectos debidos al transporte a la planta, se evitarían las emisiones gaseosas causadas por los desplazamientos de los vehículos y se generaría empleo local. De la manera en que está pensado este aspecto del proyecto, éste no cumple con el principio de autosuficiencia y proximidad que recoge la Ley de residuos y suelos contaminados”, concluyen.

Así las cosas, será en septiembre cuando la Mancomunidad decida sobre los recursos presentados en una Asamblea en la que también debe aprobarse la Cuenta General de 2015. Si los recursos son rechazados, los que los han presentado anuncian que están dispuestos a ir a los tribunales para paralizar la construcción del proyecto.

Sobre las expropiaciones la Mancomunidad cree que, si Loeches se niega, podría ser la Comunidad la que las instase, alegando que se trata de una “instalación supramunicipal de interés general”, aunque para que se cumpla ese requisito sería necesario que el polémico vertedero se extendiese por más de un municipio.