Un consejero de Cifuentes acumula tres condenas por no pagar un impuesto autonómico cuando era alcalde

Rollán dice que la Comunidad colaborará de forma "plena y absoluta" con la Justicia

Pedro Rollán, consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, sigue acumulando reproches por su gestión como alcalde de Torrejón de Ardoz. En esta ocasión es el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) el que ha desestimado su intento de no pagar impuestos por la cesión de unas fincas del Consistorio a la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Torrejón (EMVS). La empresa pública, presidida por el propio Rollán en su época de primer edil, emprendió una cruzada en los tribunales que ahora ha perdido por partida triple.

La primera sentencia es del 28 enero, la segunda del 5 de febrero y la tercera del 26 de mayo. Todas desestiman los recursos interpuestos por la abogada de EMVS para no pagar el impuesto en cuestión. Todas rechazan sus argumentos, casi siempre relacionados con una errónea interpretación de la norma tributaria, y establecen que el pago del impuesto autonómico es adecuado a derecho.

Las reclamaciones planteadas por la EMVS versan sobre su obligación de pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados tras la cesión por parte del Ayuntamiento de una serie de terrenos para construir aparcamientos y viviendas sociales. Las operaciones forman parte de los proyectos que emprendió la EMVS cuando Pedro Rollán era su presidente, además de alcalde de la localidad madrileña, y cuya gestión fue censurada por la Cámara de Cuentas.

Roldán ya generó una deuda de más de un millón de euros con Hacienda por las irregularidades en el traspaso de los edificios que se construyeron. Ese agujero en las cuentas se hace ahora más profundo porque las sentencias del TSJM obligan a la EMVS, que se nutre de los fondos del Ayuntamiento, a abonar el impuesto que no pagó en su momento.

Se da la casualidad de que esos recursos planteados por la EMVS van contra el Tribunal Económico Administrativo que rechazó inicialmente sus planes de no pagar, pero también contra la Comunidad de Madrid, a cuyo gobierno pertenece ahora Rollán, porque el impuesto es un tributo autonómico.

El tribunal rechaza los argumentos de la abogada de la empresa pública, que van desde una interpretación “metalingüística” de la norma tributaria, o pedir que un acto jurídico no sea considerado contrato, pasando por sostener que se trata de escrituras públicas para viviendas sociales y que por eso no hace falta pagar el impuesto, hasta asegurar que la EMVS no es el sujeto pasivo del impuesto.

Las sentencias rechazan las reclamaciones de la EMVS apoyándose en muchos casos en su propia jurisprudencia, y en otros rebatiendo las interpretaciones que la abogada hace sobre las normas que obligan a pagar el impuesto. Por lo tanto, establece que la empresa ha pagar lo que debe y hacer frente a las costas de los juicios.

Aún no se conoce el importe total al que tendrá que hacer frente el Ayuntamiento, porque las sentencias versan sobre multitud de recursos presentados con anterioridad en el Tribunal Económico Administrativo relativos a numerosas fincas, y no hacen referencia a cantidades concretas. Solo una de ellas señala  que la EMVS tendrá que hacer frente al pago de 281.647,30 euros, por lo que el montante final será muy superior a esta cantidad.

Para conocer a cuánto asciende el agujero que este revés judicial provocará en las cuentas de la EMVS, el grupo Ganar Torrejón (IU-Equo) ha registrado un escrito en el Ayuntamiento pidiendo explicaciones. Quieren que el Consistorio, ahora dirigido por el también popular Ignacio Vázquez, detalle cuánto tiene que pagar la EMVS, cuya precaria situación económica ha obligado al Ayuntamiento a rescatarla con diversos préstamos durante los últimos años.

Ganar Torrejón cree que la cantidad final rondará los dos millones de euros. Cuando el Ayuntamiento llevó su batalla judicial al TSJM, tuvo que dejar en garantía 217 plazas de garaje de titularidad pública por si finalmente perdía el recurso, como así ha ocurrido. Ganar Torrejón apunta a que el valor de cada una de esas plazas ronda los 10.000 euros, y de ahí el cálculo de la formación.

Marcos Pinheiro