Madrid excluye del programa de prevención del cáncer de mama a las mujeres que no vayan a centros privados

Un estudiante crea una aplicación del móvil para detectar el cáncer de mama

La Comunidad de Madrid excluye del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama (Deprecam) a aquellas mujeres que no quieran hacerse las pruebas en un centro privado. En una carta enviada por la Gerencia de Atención Primaria a sus médicos, a la que ha tenido acceso eldiario.es, Sanidad advierte de que estas mujeres no tendrán la posibilidad de recibir citas si no se completa el proceso en una de las nueve clínicas privadas que la Comunidad ha designado para este programa. “Si no se cierra el proceso no recibirá nueva cita para cribado”, puntualiza el escrito.

El Gobierno regional acumula reclamaciones de mujeres madrileñas que piden efectuarse la prueba en un centro público. “Reticentes”, las califica el documento remitido por Sanidad. Una de ellas es Maite (prefiere no facilitar su apellido), que acudió a una de las unidades móviles que la Asociación Española contra el Cáncer utiliza para hacer mamografías preventivas mediante un concierto con la Comunidad de Madrid.

Aquella era la primera cita del programa para detectar posibles anomalías en las mamas. Ella fue, según cuenta, con la “convicción de que se trataba de un servicio cien por cien público”. Su sorpresa llegó cuando, meses más tarde, en enero de 2015, recibió en su domicilio una carta de Sanidad con la relación de clínicas privadas donde tenía que completar el proceso de diagnóstico. Debía llamar a alguno de esos centros para pedir cita, algo que Maite declinó.

La cuestión es que, a pesar de que muchos de los centros públicos están equipados para llevar a cabo este tipo de diagnósticos preventivos, actualmente el servicio, que realizan entre la Asociación Española contra el Cáncer y nueve clínicas concertadas de la capital, se encuentra privatizado.

La Consejería de Sanidad ha contestado a eldiario.es que los mamógrafos públicos solo funcionan para casos “donde se haya detectado un cierto grado de malignidad”. También aseguran que no es posible realizar pruebas preventivas en los centros de la Comunidad porque el Deprecam se ejecuta “exclusivamente” en clínicas concertadas. Además, añaden, son pruebas “totalmente voluntarias”.

En la misma carta remitida a los doctores, firmada por uno de los directores asistenciales, Alejandro Abón, con fecha de 29 de enero de 2015, se pide a los médicos su “colaboración” para que estas mujeres acepten acudir al centro privado. “Te agradezco tu colaboración en la captación de estas mujeres, animando a las más reticentes para que acudan a realizarse dicha prueba”, redacta Abón.

“Me amenazaron con no llamarme más”

Maite relata así su caso: “Cuando me llamaron desde la Consejería para preguntarme por qué no había concertado fecha, me dijeron que era mi última oportunidad para continuar en el programa de detección de cáncer de mama. Que no había más posibilidades”.

El programa de detección en Madrid ya supuso un quebradero de cabeza para el Ejecutivo de Ignacio González. En 2013, el Deprecam estuvo detenido durante casi siete meses. Unas  30.000 mujeres no tuvieron acceso a las mamografías tempranas porque la Consejería de Sanidad, entonces dirigida por Javier Fernández-Lasquetty, no había renovado la adjudicación del concurso. Trataba de conseguir una abaratamiento en el canon que paga a las entidades privadas a las que concede este plan. El programa envía invitaciones para este cribado a cerca de 600.000 mujeres madrileñas de entre 50 y 69 años.

carta-deprecam-p1-normal

Anuncios