Los fantasmas más famosos de Madrid

La historia oficial de Madrid no estaría completa sin todos eso relatos de terror que vagan, de boca en boca, tratando de mantener vivas supuestas leyendas acontecidas en su calles. Ya tenemos a la vuelta de la esquina el paso del 31 de octubre al 1 de noviembre, el momento ideal del año pasar recuperar a los protagonistas de muchos de esos pasajes del terror. Aquí va un listado con algunos de los fantasmas más famosos de Madrid.

                                                       Elena
Seguramente uno de los espectros más conocidos de la Villa. Su historia completa podéis leerla aquí pero en resumen os diré que Elena apareció muerta en su vivienda, la Casa de las Siete Chimeneas, en la Plaza del Rey, y lo más misterioso fue la desaparición de su cadáver. Quizás por ello su espíritu se dejaba ver de noche, caminando por la cornisa de este famoso edificio.

Los fantasmas más famosos de Madrid

                                                     Mundita
Otro de los supuestos seres del más allá que más fama acapararon, seguramente por las psicofonías que todos hemos escuchado (aunque luego se demostró que no eran ciertas) del famoso Palacio de Linares. No obstante a pesar de aquellas grabaciones siempre se ha dicho que en aquel lugar ocurrían cosas extrañas ¿Seguirá Mundita haciendo de las suyas?

No podíamos cerrar este ciclo de terror madrileño sin hacer mención del escenario encantado más famoso de todos. ¿quién no recuerda las famosas psicofonías del Palacio de Linares? Unas grabaciones que dieron la vuelta al país y que, a pesar de quedar demostradas como falsas no pudieron tapar la macabra y trágica historia que se vivió entre sus cuatro paredes.

José de Murga y Reolid y Raimunda de Osorio y Ortega, Marqueses de Linares, compraron en 1874 un solar en la intersección de la Calle Alcalá con el Paseo de Recoletos, de más de 3.000 metros cuadrados, para levantar su futura vivienda. Tras fallecer los marqueses, y ante la ausencia de descendencia, el palacio lo heredó la ahijada de éstos, Raimunda. Casi un siglo más tarde, en el 1992, el edificio se reabrió como la Casa de América.

Es a comienzo de la década de los noventa, en concreto en mayo de 1990, cuando todo el tema sobre el posible encantamiento del palacio y de sus ‘especiales’ habitantes salta a la luz. Quizás aquellas escalofriantes psicofonías abriendo los informativos de la tele son unos de los primeros recuerdos que tengo relacionados con Madrid. La noticia de unas voces procedentes del más allá, registradas por la doctora Carmen Sanchez de Castro sobrecogieron a más de uno.

En estas grabaciones se podían escuchar voces que hablaban de forma nítida y clara. La primera, masculina gritaba ““¡Fuera,no… aquí no!”, la segunda, quizás la que más angustia producía, era de una niña, que con voz quebrada susurraba, “Mamá… yo no tengo mamá”. La última, la de una mujer mayor, decía varias frases, entre ellas, la más reveladora de todas era “Mi hija Raimunda… nunca oyó decir mamá”.

Las supuestas psicofonías pronto quedaron en entredicho, se trataba de una farsa de la doctora para promocionar su libro pero sin embargo, no podemos obviar la oscura vida que tuvieron los Marqueses de Linares y la tenebrosa leyenda que se cernió sobre ellos. Era un secreto a voces entre la alta sociedad madrileña que los marqueses vivían en plantas separadas, sin llevar una vida conyugal normal. Tampoco tuvieron descendencia solo a ‘mundita’ como cariñosamente llamaban a Raimunda, su ahijada y a la postre heredera pero ¿qué misterio ocultaban los marqueses?

Cuenta la leyenda que después de haberse casado, José y Raimunda descubrieron con estupor que en realidad eran hermanos. Ella era fruto de una aventura amorosa del padre del Marqués con una vendedora de tabaco de Lavapiés. El padre hizo todo lo posible porque la historia de amor no fructificara pero los amantes, desconocedores de ese dato, hicieron realidad su amor. Tras descubrirse todo el embrollo llegó la intervención de León XXIII quien les permitió vivir juntos pero en castidad. Según contaban las malas lenguas, los marqueses no pudieron refrenar sus pasiones y tuvieron un hijo prohibido que decidieron ahogar y enterrar tras los muros del palacio.

Otras versiones decían que ‘mundita’ era realmente la hija de los marqueses pero que éstos, para no dar que hablar se la entregaron a una familia cercana… la realidad de esta trágica historia es todo un misterio que nunca quedará resuelto. Más real fueron los estudios que llevaron a cabo, un año antes, un grupo de prestigiosos investigadores liderado por un cura jesuita, un año antes de que las psicofonías vieran la luz.

Hechos inexplicables como estancias a temperaturas gélidas, melodías de órgano de origen desconocido o incluso apariciones de un espectro con forma de niña correteando por el salón de baile. Una serie de hechos demostrados que dejaron clara la presencia de existencia de sucesos paranormales en el Palacio de Linares.

Palacio Linares en Madrid

                                                           Goyito
Detrás de este gracioso nombre se encuentra un fantasma que vive en plena Gran Vía, más concretamente en el número 28, es decir, en el majestuoso Edificio Telefónica. No son pocos los empleados de la compañía que aseguran haber visto a Goyito vagando entre las plantas 9 y 13 de este emblemático edificio. Sin duda, un ser del más allá bastante privilegiado.

Los fantasmas más famosos de Madrid

                                                     Ataulfo
Otro fantasma con nombre propio que, al parecer, habita un lugar muy concreto: El Museo Reina Sofía. En este lugar han sido varios los vigilantes que hablaban de ascensores que se movían solos, alarmas que saltasen sin motivo, voces en salas vacías… Quizás el origen sea la anterior función del edificio, como Hospital General de San Carlos, y las muchas muertes que en él tuvieron lugar. Entre los los 1992 y 1995 se llevaron a cabo numerosas investigaciones para tratar de encontrar una explicación a lo que allí sucedía. ¿Sería Ataulfo el responsable?

Los fantasmas más famosos de Madrid

                     La Panderetera
En la Calle Segovia vivió hace ya un tiempo una tal Catalina González, mujer, como casi todas las que protagonizan estos relatos, de enorme belleza. Según ha llegado a nuestros días la buena de Catalina se asomaba por la ventana de su vivienda y lo hacía tocando una pandereta. El sonido del instrumento musical y su hermosura traían locos a los hombres de la zona y levantaba la furia y celos de sus respectivas parejas. Un día apareció muerta, una pérdida lamentada por muchos y celebrada por no pocas. Lo peliagudo fue que después de su fallecimiento, el espectro de Catalina siguió dejándose ver por su ventana, cautivando a más de uno.

Los fantasmas más famosos de Madrid

                                           El fantasma del Rastro
Uno de los visitantes del más allá más veterano de Madrid se ubicaba en el Rastro. Anónimo y sin una descripción que hable de sus características, algunos decían que era un viejo curtidor de pieles que falleció en un accidente de carreta en la Ribera de Curtidores pero nunca se aclaró su identidad. Lo que sí parece más cierto es la “costumbre” que tenía este espectro de introducirse en las viviendas de la Calle Santa Ana y hacer imposible la vida a sus vecinos, quienes con el paso del tiempo aprendieron a sobrellevar su etérea presencia.

Los fantasmas más famosos de Madrid

  Los demonios del Palacio Real
Ni el Palacio Real ha podido escapar de estas historias paranormales. Tal y como la tradición oral ha mantenido hasta nuestros días, durante las obras de construcción de la residencia regia, entre 1738 y 1764, varios obreros relataron asustados lo que habían visto mientras trabajaban. Al parecer se trataba de dos seres, medio demonios medio espectros, que trepaban por los muros que dan al Campo del Moro. Esta incómoda e inquietante presencia llegó a oídos de Felipe V quien ordenó que algunos vigilantes armados supervisasen los trabajos. Aquella presencia no fue suficiente puesto que los obreros seguían negándose a trabajar, hasta que un sacerdote bendijo al personal y roció con agua bendita las obras.

Los fantasmas más famosos de Madrid

    La Casa de Correos
Un relato similar es el que atañe a la famosa Casa de Correos, en la Puerta del Sol. De nuevo fueron los obreros los que tuvieron que soportar la ira de un “patriótico espectro” que les amenazó con que si seguían trabajando en la construcción del citado inmueble, recibirían la furia de los espíritus. Por lo visto el fantasma no estaba nada de acuerdo con que el elegido para dirigir las obras hubiese sido el francés Marquet en lugar de Ventura Rodríguez. Como en la historia anterior, fue necesaria la intervención de un sacerdote para exorcizar el edificio y que los trabajos se reanudaran.

Los fantasmas más famosos de Madrid

Duende del Retiro
Vamos a terminar este inquietante post con un ser algo más simpático aunque de procedencia igualmente inexplicable. Me refiero al habitante más esquivo de cuantos rondan por el Parque del Retiro, un pequeño duende que, al parecer, arreglaba y cambiaba el color de las flores del parque cada mañana, para delirio del rey Felipe V.

Los fantasmas más famosos de Madrid

A partir de ahora, mientra paseáis por Madrid, permaneced con los ojos bien abiertos, quizás no estéis solos en vuestro caminar, puede que alguno estos seres os esté acompañando…

Los fantasmas más famosos de Madrid

Anuncios