El Canal frenó una inversión de 100 millones tras destaparse la ‘offshore’ de un directivo

Ramón Navarro, gerente de la Triple A, visitó Madrid antes de que se publicara su sociedad en paraísos fiscales. El alcalde de Barranquilla se enfrenta a Cifuentes y veta su destitución

Foto: Trabajadores del Canal de Isabel II.

El Canal de Isabel II, la mayor empresa pública de la Comunidad de Madrid, frenó una inversión de 100 millones de euros en Colombia después de que se destapara que el directivo que abanderaba este nuevo negocio aparecía en los ‘papeles de Panamá’ y tenía una empresa ‘offshore’ junto a su mujer en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes Británicas. Ramón Navarro Pereira, gerente general de la Sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Barranquilla SA ESP (más conocida como la Triple A colombiana), la ‘joya de la corona’ del Canal en Iberoamérica, la sociedad que más factura al otro lado del Atlántico, visitó Madrid en mayo para explicar el proyecto de financiación de nuevas plantas de tratamiento del agua en la ciudad colombiana de Barranquilla.

El nuevo director general del Canal, Rafael Prieto Martín, hombre de total confianza de la presidenta Cristina Cifuentes, ya tenía dudas sobre la inversión en Barranquilla desde que El Confidencial destapara que el superior jerárquico de Navarro Pereira, Edmundo Rodríguez Sobrino, también aparecían en los ‘papeles de Panamá’ y tenía varias empresas ‘offshore’ en este caso en Hong Kong. Cifuentes ordenó la destitución de Rodríguez Sobrino y todo su equipo quedó muy tocado.

La publicación de que Navarro Pereira también estaba en los ‘papeles de Panamá’se produjo días después de su visita a Madrid pidiendo el dinero y supuso la estocada final para su proyecto, que ya ofrecía serias dudas. La Triple A de Barranquilla tiene 464.000 clientes en 15 municipios e ingresó el año pasado 152 millones de euros, el 13% de lo que facturó todo el grupo Canal en 2015. A pesar de ello, la inversión solicitada de 100 millones para nuevas plantas necesaria para ampliar el negocio a más localidades colombianas se descartó por excesiva. El Gobierno regional quiere “abrir un periodo de reflexión” sobre la política a seguir en Iberoamérica. Ya en diciembre de 2015 el Canal también rechazó licitar por otra adjudicación en Colombia, en este caso en la ciudad de Palmira, ya que la inversión era muy fuerte, según fuentes del ente público.

Cristina Cifuentes y Ángel Garrido. (EFE)

La telaraña societaria tejida por el Canal en Iberoamérica es compleja. En diciembre de 2001, Canal de Isabel II creó Canal Extensia, que a su vez adquirió el 81,24% de Inassa (Sociedad Interamericana de Aguas y Servicios SA), con sede en Barranquilla (Colombia). Otro 18,76% pertenece a Slasa (Sociedad Latinoamericana del Agua SA), una firma ‘offshore’ creada en Panamá que tiene entre sus directivos testaferros profesionales pero que pertenece realmente a tres empresarios colombianos que también son socios a título personal de Inassa. El presidente de Inassa era el ya destituido Edmundo Rodríguez.

El veto del alcalde de Barranquilla

La principal actividad de Inassa “es la gestión de los procesos del ciclo integral del agua” y tiene participación en 20 sociedades en Colombia, República Dominicana, Ecuador, Panamá, Brasil, Costa Rica, México y Uruguay. Inassa, es decir, la Comunidad de Madrid, tiene el 82,16% de la Triple A de Barranquilla. El segundo socio es la Alcaldía del municipio, con el 14,5% de las acciones. Ramón Navarro Pereira sigue siendo a día de hoy gerente general de la Triple A, a pesar de que Cifuentes ordenó hace semanas su destitución. No será fácil.

El regidor de Barranquilla, Alejandro Char, frenó esta destitución la semana pasada con una argucia legal. Inassa había forzado que la junta directiva de la Triple A se reuniera en Madrid el pasado miércoles 15 de junio para tratar la marcha de Navarro Pereira, pero el alcalde esgrimió que el artículo 47 de los estatutos de la empresa regula que las reuniones de la Junta se han de celebrar siempre en la ciudad de Barranquilla. “Excepcionalmente y para cada caso en particular, podrá sesionar en otra ciudad cuando así lo decida previamente la propia junta”, señalaba la carta que Char envió a Madrid vetando la reunión, ya que la junta no había decidido reunirse en la capital española.

Copia del pasaporte que Navarro Pereira facilitó a Mossack Fonseca para abrir la empresa.

La Alcaldía de Barranquilla argumentó al Canal que la última reunión de la Junta Directiva, la número 247 celebrada el 24 de mayo en las instalaciones de Triple A en Barranquilla, “no existió aprobación alguna para el cambio de sede de la cita, por lo que la misma estaba al margen de lo que ordenan los estatutos de la sociedad”. La misiva del alcalde también recogía referencias a la legislación colombiana. Según la Superintendencia de Sociedades de Colombia “las reuniones de junta directiva deben realizarse en el domicilio social de la compañía, con sujeción a lo prescrito en las leyes y los estatutos en cuanto a convocación y quorum, no obstante podrá reunirse sin previa citación y en cualquier sitio, cuando estuviere representada la totalidad de sus miembros”.

Desde el Canal son conscientes que la Alcaldía no quiere que se destituya a Navarro Pereira, empresario colombiano de la total confianza del alcalde, por lo que su destitución no está nada clara. El todavía gerente de la Triple A, nombrado con la llegada de Edmundo Sobrino a Inassa, es director de la compañía Quartsun Develop INC desde octubre de 2013. El despacho panameño Mossack Fonseca creó esta firma en las Islas Vírgenes Británicas el 16 de octubre de 2013. La actividad de la empresa es la tenencia de activos inmobiliarios en EEUU y Panamá. La única accionista, con 50.000 participaciones, es la esposa de Navarro Pereira.

Anuncios