El neoliberalismo mata y pone enfermas a las clases populares. Vicenç Navarro

Vicenç Navarro ha sido Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona. Actualmente es Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Pompeu Fabra (Barcelona, España).

Es también profesor de Políticas Públicas en The Johns Hopkins University (Baltimore, EEUU) donde ha impartido docencia durante 35 años. Dirige el Programa en Políticas Públicas y Socialespatrocinado conjuntamente por la Universidad Pompeu Fabra y The Johns Hopkins University. Dirige también el Observatorio Social de España.

Es uno de los investigadores españoles más citados en la literatura científica internacional en ciencias sociales

http://www.vnavarro.org/

Existe un creciente consenso entre algunos de los economistas más conocidos a nivel internacional (como los premios Nobel Joseph Stiglitz, Paul Krugman y Angus Deaton, entre otros) según el cual la políticas neoliberales, caracterizadas por 1)reformas laborales que (alegando una necesidad de aumentar la competitividad) han forzado a una bajada espectacular de los salarios, aumentando a la vez el desempleo, la precariedad y el aumento de las desigualdades, y por 2) reducciones muy notables de la protección social, recortando las pensiones (reduciendo su capacidad adquisitiva) y el gasto en los servicios públicos (como la sanidad, la educación, los servicios sociales, las escuelas de infancia, los servicios domiciliarios, entre otros), han sido la causa de una de las mayores recesiones conocidas durante los siglos XX y XXI. La evidencia científica acumulada muestra que tales políticas públicas han sido totalmente contraproducentes, disminuyendo la demanda doméstica y dañando sustancialmente a la economía de los países donde sus gobiernos las han impuesto (y digo impuesto, pues no tenían mandato popular para llevarlas a cabo).

Menos conocido ha sido, sin embargo, el enorme daño y sufrimiento que estas políticas han tenido en la calidad de vida y bienestar de la población, y muy en especial de sus clases populares. Tales políticas públicas han incrementado la mortalidad y la morbilidad (es decir, las enfermedades) entre la población, receptora de tales políticas. Es escandalosa la escasa visibilidad mediática que ha tenido el impacto de estas políticas en la calidad de vida, incluyendo la salud, de las clases populares. En lugar de detallar tal daño, los grandes medios de información y persuasión (claramente influenciados por el capital financiero e industrial) han dado gran visibilidad a aquellos economistas neoliberales (que gozan de grandes cajas de resonancia) que han negado que tales políticas hayan tenido un impacto negativo en el bienestar de la población. Una abundante evidencia científica muestra, sin embargo, lo contrario.

La evidencia ignorada

Veamos los datos (que extraigo del excelente informe Enfermedad y muerte de los trabajadores a consecuencia de la crisis, escrito por Ángel Cárcoba Alonso, que fue responsable de Salud Laboral de Comisiones Obreras en el periodo 1977-2006). Los suicidios y los intentos de suicidio han aumentado en Catalunya desde el año 2011 un 9,95% y un 21,81% respectivamente. En Barcelona, el incremento de los suicidios ha sido de un 60% en el periodo 2011-2013. En Galicia tal aumento fue de un 10% entre 2010 y 2011, y en Bizkaia fue de un 56%. En Grecia, por cierto, la tasa de suicidios aumentó claramente, al inicio de la crisis, en un 24%; en Italia un 52% y en Irlanda un 16%.

Además de estos datos promedio de comunidades, ciudades o países, hay evidencia generalizada de casos concretos. De los 1.500 trabajadores de Sintel, la antigua filial de Telefónica, que estuvo en huelga durante meses, nueve trabajadores se suicidaron y otros siete murieron de infarto. Y en otro caso famoso de huelga duradera de varios meses -la huelga de trabajadores de France Telecom-, 46 trabajadores se suicidaron.

Las enfermedades causadas

Pero las muertes por suicidio son la punta de un iceberg: el de las enfermedades por depresiones, ansiedad y trastornos mentales. Según la Encuesta Nacional de Salud española, existe un claro gradiente de personas que padecen depresiones, ansiedad y trastornos mentales que ven aumentar sus enfermedades en la medida que la renta de la persona disminuye, siendo especialmente acentuadas estas enfermedades entre los trabajadores no cualificados, que son los más vulnerables al paro y a la precariedad. Un tanto igual ocurre en cuanto al consumo de tranquilizantes, relajantes y somníferos. Según los mismos estudios, las enfermedades y situaciones de malestar más comunes entre parados de media y larga duración son: 1) un descenso del consumo; alimentario; 2) un abandono de su cuidado bucodental; 3) un crecimiento de los problemas  para hacer frente a los gastos de energía, agua, gas y electricidad (un 23%); 4) un aumento  de los trastornos cardiovasculares y gastrointestinales (31%); 5) un aumento del consumo de psicofármacos (18%), y así un largo etcétera.

Completando tanta muerte y enfermedad, lo que los trabajadores y movimientos sociales han experimentado ha sido un aumento de la represión, intentando frenar cualquier amago de respuesta o rebelión. Los derechos de huelga han sido muy restringidos bajo el gobierno Rajoy, habiendo sido detenidos 12.500 trabajadores y ciudadanos en protestas ciudadanas durante el periodo 2011-2014. Esta es una realidad prácticamente ocultada en los mayores medios. Termino este breve resumen añadiendo el apéndice del informe citado anteriormente, que describe en carne y huesos y con toda crudeza, con nombre y apellidos, casos de las tragedias causadas por tales políticas.

Ejemplos de suicidios relacionados con la aplicación de estas políticas neoliberales

2015

22 de marzo: Una vecina de Ansoáin, en Navarra, de 43 años de edad se suicidado después de recibir la negativa del banco a reestructurar la deuda de la hipoteca con la entidad. Miren Peña, que había perdido su empleo y estaba “al borde de la exclusión”, recibió el pasado viernes una comunicación de Caja Laboral en la que le notificaban la denegación de la reestructuración de la deuda en base al Código de Buenas Prácticas. La mujer había sido despedida de la empresa Faurecia EMC en 2013, según afirma el sindicato LAB, organización a la que estaba afiliada la víctima, y estaba en un proceso de desahucio iniciado por la entidad bancaria.

13 de marzo: Un vecino, de 62 años, del barrio zaragozano de L’Almozara se suicida el día anterior a la fecha señalada para el lanzamiento de su vivienda de alquiler, tras verse obligado a dejar de pagar las cuotas mensuales del alquiler por su precaria situación económica.

20 de febrero: Una mujer de 76 años se suicida en Valladolid desde un quinto piso, no aguantó más y siguió la estela del hijo que se suicidó el pasado 26 de mayo del 2013 por culpa de su situación laboral.

5 de febrero: Esther se quitó la vida en su domicilio de la calle Cereros de Zaragoza. Tenía 43 años, y esperaba el desahucio de su vivienda de alquiler para esa misma mañana. La familia era inquilina de la vivienda desde hace más de 30 años y los problemas económicos de Esther provocaron el impago de rentas que precipitó el desahucio.

2014

11 de junio: Muere el anciano de 83 años que dejó de comer y de beber, deprimido por el desahucio al que se veía abocado junto a su ahijada discapacitada de 41 años.

25 de junio: Se suicida un miembro de la PAH. Vecino de Los Corrales de Buelna (Cantabria) y de unos 50 años de edad.

6 de junio: Un hombre de nacionalidad alemana se quitó la vida en Cala Rajada (Mallorca) justo después de conocer que iba a ser desahuciado, dejó una nota en la que, entre otras circunstancias personales pedía perdón por no poder hacer frente a la deuda que mantenía con el arrendador

2013

4 de noviembre: se suicida un hombre de 55 años, aparece colgado en una nave en la localidad de Rota (Cádiz) impagados y otras situaciones, deja mujer y tres hijos.

27 de septiembre: Un hombre de 47 años se suicida en Alpedrete (Madrid), estaba en paro, deja mujer y dos niños.

17 de septiembre: Una mujer, madre de 6 hijos, se suicida tras recibir la notificación de la EMVS de que iba a ser desahuciada por una deuda de 900€.

10 de septiembre: Hombre de 43 años se suicida, en Leganés (calle Río Nervión) agobiado por su situación económica.

17 de julio: Fallece un vecino de Arteixo (A Coruña) que se disparó cuando iba a ser desahuciado.

15 de julio: Hombre de 49 años de Poio (Pontevedra) se suicida cuando iba a ser desahuciado ese mismo día.

26 de mayo: Un hombre de 45 años se suicida en Valladolid por culpa de los impagos de nóminas que acarreaba y un ERE.

20 de mayo: Hombre de 53 años con discapacidad se suicida en Chiclana por no poder pagar la hipoteca.

14 de mayo: Un hombre se suicida en La Ñora, Murcia, cuando iba a ser desahuciado.

10 de mayo: Fallece la mujer que se quemó a lo bonzo el 18 de febrero de 2013 al grito de “¡¡Me lo habéis quitado todo!!”. El ayuntamiento promete hacerse cargo de las hijas que deja huérfanas.

6 de mayo: Se suicida un hombre cuando iba a ser desahuciado en Barcelona. Tenía aproximadamente 40 años y la comitiva judicial lo ha encontrado ahorcado. Por impago de alquiler.

17 de abril: Un joven de 19 años se suicida en Barcelona por no encontrar trabajo, dejar los estudios y futuramente ser desahuciada su familia.

9 de abril: Una pareja se suicida de mutuo acuerdo en Santiago de Compostelapor problemas económicos.

3 de abril: (publicado 13-04-2013) Un hombre de 56 años aparece ahorcado en la calle diez días después de ser desahuciado en Alicante.

8 de marzo: En Atarfe, Granada una mujer de 41 años se ha quitado la vida. La mujer desahuciada hace meses de su casa se quita la vida acuciada por las nuevas deudas de la nueva vivienda en alquiler.

6 de marzo: Un parado de 45 años se quita la vida en Cartagena, Murcia. La Plataforma de Parados de Cartagena denuncia que el hombre acudió hace un mes a Servicios Sociales “donde se le negó cualquier tipo de ayuda”, pese a que había sido desahuciado el año pasado.

Un hombre de 50 años se suicida en Deusto, Bilbao cuando iba a ser desahuciado por impago de alquiler, se lanza desde un cuarto piso.

26 de febrero: Un hombre de 45 años, parado de larga duración, se quitó la vida el pasado martes en Cartagena.

18 de febrero: Una mujer de 47 años de edad se quema a lo bonzo en el interior de una entidad bancaria de Almassora (Castellón). Es trasladada con vida al hospital pero fallece el 10 de mayo.

16 de febrero: Un hombre de 68 años de edad se suicida en Calvià al perder su casa por una deuda.

14 de febrero: Una persona salta al vacío en el centro de Castellón de la Plana.

13 de febrero: La comisión judicial que este miércoles se disponía a hacer efectivo el desahucio de una vivienda en el barrio de Los Ángeles (Alicante) ha encontrado al propietario, un hombre de 55 años, ahorcado en el interior.

12 de febrero: un matrimonio de jubilados, el marido de 68 años y su esposa de 67 años en Cas Català del municipio mallorquí de Calvià (Baleares) se suicida después de recibir el aviso de desahucio de su domicilio por impago.

11 de febrero: un hombre de Basauri (Vizcaya) se suicida al tener cortadas el agua y la luz, además de deudas. Dejó una nota a sus hijos diciendo que “no podía soportarlo más”.

«Con la sangre al cuello», la historia del hombre que se suicidó el 8 de febrero de 2013.

8 de febrero: Un activista de “Stop Desahucios” se suicida en Córdoba. El hombre, de 36 años, estaba casado y con un hijo, y tenía una orden de desahucio por impago de alquiler. Ya en julio de 2011, se cortó el cuello ante una oficina deCajasur en Córdoba por la amenaza de desahucio al no poder pagar una hipoteca con la Caja de Badajoz. En este minidocumental explicó su historia.

13 de enero: se suicida un hombre en Sevilla, en el barrio de Sevilla Este. El hombre de unos 38 años se arrojó por la ventana de su domicilio sobre las 11:30 de la noche. Según los vecinos tenía deudas ya que había montado un negocio que tuvo que cerrar.

17 de enero: Hallan muerto a un comerciante el día que iba a ser desahuciado, el hombre, de 62 años, llevaba en un bolsillo la orden judicial por la que iba a perder su negocio.

2 de enero: Un hombre de 57 años se quema a lo bonzo en la entrada de un hospital de Málaga por motivos de dificultad económica. Falleció a los dos días en un hospital de Sevilla debido a las graves heridas.

2012

 25 de diciembre: Una mujer de 30 años se tira por la ventana de un 5º piso por no aceptar comer carne sólo 1 vez a la semana.

17 de diciembre: Un hombre de 47 años se suicida agobiado por las deudas en Málaga.

14 de diciembre: Una mujer de 56 años que vivía con su madre, de 96 años y enferma, se suicida en Málaga días después de recibir una orden de desahucio por impago de la hipoteca.

28 de noviembre: Un hombre de 59 años inmerso en un desahucio se suicida en Santesteban.

9 de noviembre: Amaia Egaña, con 53 años, se suicida en Barakaldo cuando iba a ser desahuciada. La Caixa vendía el piso en Internet desde hacía un año. Miles de personas se manifiestan para denunciar su muerte, coreando lemas como «No es un suicidio, es un homicidio», «Ellos la pasta, nosotros los muertos», «Ningún desahucio sin respuesta» o «Hay que parar el terrorismo financiero».

25 de octubre: Hallado muerto un hombre que iba a ser desahuciado en Granada.

Un hombre se lanza al vacío en Valencia cuando iba a ser desahuciado. La víctima le dio un beso a su hijo y se arrojó de un segundo piso tras llamar al timbre un miembro de la comisión judicial.

23 de octubre: Se suicida por desahucio un joven en Las Palmas de Gran Canaria. El Joven se tiró desde el puente de Lomo Apolinario al enterarse que iba a ser desahuciado.

1 de octubre: Un vigilante se suicida acuciado por las deudas, le debían 10.000 euros en nóminas, tenía 53 años y era mileurista. Casado, deja dos hijos, de 25 y 21 años.

5 de septiembre: Un hombre de 74 años, viudo desde hacía una semana, mata a su hijo de 46, discapacitado y con una enfermedad muy grave, y posteriormente se suicida. Dejó una nota explicando que no podía hacerse cargo de su hijo, en estado vegetal.

12 de julio: En un pueblo de la provincia de Jaén “El hombre, de 64 años, acabó ayer con su vida justo antes de perder el inmueble donde vivía. Deja viuda y un hijo. Una fuente oficial ha confirmado que la hipótesis con la que se trabaja para esclarecer el suceso es que el suicidio tuvo como principal motivo el hecho de que sobre la vivienda del fallecido pesaban embargos y entraba a subasta esa semana”.

7 de julio: Isabel, minusválida, se arrojó a la calle desde el undécimo piso de su vivienda, en la calle Maestro Chapí de Málaga. La prensa ocultó el suceso, pese a la aparatosidad de su muerte, presenciada en vivo desde la calle por más de un centenar de personas.

6 de julio: Un empresario arruinado por los impagos intenta suicidarse cortándose las venas en el Consistorio de Marbella

Julio: «Tras varios días desaparecido, han encontrado a mi tío. El suicidio fue la única salida q encontró a la crisis. Lo publico x si da q pensar».

3 de abril: En Valencia Joaquín no quería ni oír hablar de subsidios. Sólo deseaba trabajar. Dos años en paro lo sepultaron: decidió ahorcarse mientras hacía la comida para su mujer. Hasta entonces. Una semana antes había ido al banco a intentar renegociar la cuota de la hipoteca. Le iban a quedar 400 euros de subsidio después de agotar el paro y debía pagar 500 al mes por su vivienda, una casa que se había reformado con sus propias manos, en un edificio destartalado que lleva más de medio siglo en pie, y sobre la que aún pesa una deuda de 90.000 euros. El banco no dio su brazo a torcer. Y Joaquín no pudo aguantar más el pulso de la vida.

Abril: «Mi marido se suicidó hace 20 días por los problemas económicos que teníamos. Cobraba el subsidio por desempleo, solo tenía 45 años y le decían que ya era mayor para trabajar».

10 de Febrero: Un hombre se quema a lo bonzo en Ribarroja (Valencia) tras perder su empleo. Félix había perdido el día anterior su trabajo como agricultor en una masía próxima. Al parecer, a sus 56 años, no pudo encajar el despido y las consecuencias económicas que supondría para su familia.

Estos son ejemplos, entre miles, de las consecuencias de las políticas públicas neoliberales impuestas a la población. Puesto que es improbable que esta información aparezca en los grandes medios, tengo que pedir al lector que la distribuya ampliamente para que la gente sepa lo que está ocurriendo en este país.

Anuncios